Drenaje Linfático

20191109_105239.jpg

El drenaje linfático se ocupa de eliminar toxinas y mantener el sistema en óptimas condiciones. Este masaje que no tiene nada que ver con el masaje tradicional, se realiza mediante maniobras manuales muy suaves basadas en un profundo estudio de la anatofisiología del sistema linfático, Se realiza empujando tangencialmente la piel hasta el límite de su elasticidad. Estos empujones se hacen hacia la dirección de “desagüe” en sentido a los ganglios, activando la circulación linfática, especialmente la subcutánea.

 

BENEFICIOS

EN LA LINFA El nacimiento de los vasos linfáticos se encuentra a nivel cutáneo, por lo cual al estimular la piel con el masaje, se acelera la circulación linfática y sus efectos de eliminación.

EN LA MUSCULATURA se produce un aumento importante de la circulación venosa y linfática en los músculos, incrementando la cantidad de oxígeno y aumenta el metabolismo muscular, tanto a nivel deportivo como terapéutico.

EN EL METABOLISMO la acción del masaje de drenaje, produce un aumento de la cantidad de orina. Se incrementa la filtración a nivel renal y seguidamente la eliminación de residuos corporales.

Estos drenajes deben ser realizados las primeras 24 a 48 horas de la cirugía, diariamente y por un mínimo de 10 días, normalmente estos masajes deben complementarse con masajes terapéuticos y aparatología durante 1 a 3 meses más, interdiarios o 2 veces x semana, con la finalidad de obtener mejores resultados.

Para realizar el drenaje linfático manual es un fisioterapeuta la persona adecuada para realizarlo, ya que son los que poseen los conocimientos suficientes para aplicar las técnicas adecuadas de drenaje linfático sin dañar el sistema circulatorio y de esta manera conseguir restablecer la circulación en el sistema linfático, aliviando así las molestias en cualquier parte del cuerpo, mejorando el edema en las piernas, acelerando la cicatrización de la piel y los tejidos, mejorando la circulación, estimulando el sistema inmunológico, reduciendo la inflamación, el dolor después de la cirugía, disminuyendo el tiempo de recuperación y contribuyendo a eliminar los restos de anestesia y medicamentos utilizados durante el procedimiento.